29 de junio de 2008

Fracasar en la vida

Se que coincide con la crisis de los 40 años, aunque aun no los tenga. Se que se puede salir de todo y que la vida no es aquello que te pasa, sino lo que haces con aquello que te pasa. Pero... ¿qué ocurre cuando miras hacia atrás y no ves nada que te guste?
Veo tres hijos, mi mayor y único logro en la vida. Seguidos de tres maternidades donde no he dado la talla. Te das cuenta de que no lo has hecho bien, y de que ya tienes un hijo casi adolescente con el que muchas cosas no las podrás arreglar, incluso aunque encuentres las herramientas tarde.
Te casaste, y aunque con una gran crisis de por medio, creías que aquello estaba bien, que el amor todo lo podía y que tenías un matrimonio sólido que seguiría adelante. Y ahora no tienes claro si tu matrimonio atraviesa una pequeña marejada y llegará sano y salvo a buen puerto o si se dirije hacia una tempestad mortal e irreparable. Porque sabes que él se desinfla contigo, que no soporta tu peso, y soy consciente de que es grande, y posiblemente asfixiante y agobiante. No se si mi única posibilidad es poderme pagar un seguro que me cubra horas indefinidas de psicólogo y utilizarlo como muleta de lo que se que mi matrimonio, si sigo, no me va a dar. Me gustaría poder pensar que hay alguien detrás que me cogerá si me caigo, pero no lo hay. Y más allá del perdón, no se si puedo vivir con ello, quisiera poderme creer 'resguardada' por unos brazos protectores, de quien sean. Pero no los hay, y no se si pensar que si no los hay es porque no los merezco o que por supuesto que yo también merezco sentirme protegida. No entiendo nada. Sabes que el está cansado y sabes que no te mira con los mismos ojos. Sospechas que ni siquiera existe ya atracción hacia tí. Algo que también comprendo, porque yo 'no soy yo', soy una versión de mí misma con 12 quilos mas, fea como nunca me había visto, y horrible por dentro y por fuera como nunca me había sentido. No tengo ropa con la que arreglarme ni dinero para comprarla. Y lo peor es que la mayoría de veces ni siquiera quiero arreglarme ya, para qué, no sirve de nada. Sigo igual de horrible. Y no hay nadie a quien gustar. Da igual cómo te vistas, da igual cómo te adornes... sabes que no eres la primera persona de nadie.
Sabes que también has fracasado con tus amistades, que las tengo, no voy a negarlo. Valoro tener amigos. Pero nunca has sido la primera persona de nadie ni lo serás. De hecho, con todo este revuelto que llevo encima, ni siquiera se si las que creía mis cualidades (esas a las que ya no quiero seguir perteneciendo), eran en realidad buenas cualidades o el síntoma de una persona dominada por su ego, manipuladora, tóxica para los demás. "Una persona segura de si misma, que se informa, que es fuerte..." y resulta que eso es todo ego, todo ego... Te pasas la vida juzgando a quien te rodea, creyendo que esta o aquella es buena para ti, sin pararte a pensar que tu eres mala para ellos. Y descubrir eso es duro, joder...

Ego grande, salud pequeña

Luego ves que no es algo taaan raro, que quizás hay solución, pero ¿eres capaz de llevarla a cabo?
7 pasos para dominar el ego
El ego distorsiona la realidad
Alejandro Jodorowsky: 65 pautas para dominar tu ego

A veces veo como única salida aislarme del mundo, no molestar a nadie, intentar vivir en mi agujero en paz... pero entonces solo te recreas en tus propios lodos y... ya estamos otra vez dando de comer a Don Ego. Qué hartura.
Mi hijo es igual. Y además de tener un ego enorme, también tiene un orgullo enorme, y me da miedo. Si a mi me ha ido como me ha ido sin ser orgullosa, ¿cómo va a irle a el que encima no es capaz de bajarse y pedir disculpas?
Ahí esta mi trabajo como madre... ahí DEBERÍA haber estado. Pero acabo de darme cuenta de que no sólo no quiero las 'cualidades' que en teoría me definían y me hacían ser quien soy, esas cosas que 'se me reconcían', sino que encima te das cuenta de que te has equivocado en el 90% de tus decisiones, justo ahora que asoma (espero) la humildad, la realidad te abofetea constantemente. Un zas, y otro, y otro... Y no soy capaz de soportarlo, no me da tiempo a reponerme...  Es que no puedo.

Sentir que no lo has hecho bien como madre, pasando tu mierda a tus hijos, sin ser capaz de enseñarles algo mejor, sin siquiera darte cuenta de que tenías la obligación de ser tu mejor versión para ellos...
Que no lo has hecho bien como hija. Que tu madre murió cargada de tus disgustos, sin siquiera haber tenido tiempo de compensarlos, que tu padre seguramente hace tantos años que dejó de quererte que ni recuerda la última vez que tuvo ese sentimiento hacia tí. Que ni cuando lo has intentado hacer bien, ha estado bien.

Que no lo has hecho bien como persona, que nadie dirá que tu eres esa persona que vale la pena tener al lado. Que nadie buscará tu apoyo. Que nadie te pondrá primera en su lista de 'personas preferidas'. Hay veces que leo que no te preocupes de que se note que estás ahi, sino de que se note cuando no estás. A mi nadie me echa de menos. Soy la que se nota cuando está, revolucionándolo todo, a todos... Y supongo, visto lo visto, que la que deja respirar cuando se va. Creo que mi ausencia es el alivio, más bien.

Que no lo has hecho bien como amiga. Que nunca fuiste mejor amiga de nadie y si lo fuiste alguna vez, huyeron despavoridas... aun cuando creías que lo estabas haciendo bien. Que no tienes un 'grupo de siempre', una amiga que de verdad te conozca, alguien que lea en tu mirada, esa amiga que está en las malas, esa que 'está'. Simplemente forjaste un camino que puso puertas a todo el mundo, en lugar de dejar fluir. No es mas que el pago a lo sembrado.
Que no lo has hecho bien profesionalmente. Que no eres NADA. Que no sabes nada. Que quizás podías haber estudiado, pero no lo hiciste. Que tienes 36 años, hacia 37, y no tienes una profesión, ni un puesto de trabajo, ni nada a lo que agarrarte. Que aspiras a los mismos empleos-basura que los chicos jóvenes (que tu ya NO eres) que ahora aprovechan su tiempo estudiando y tienen toda la vida por delante. Y tu no. Ni tampoco tienes la disposición. Ni el tiempo.

Que no lo has hecho bien como esposa. Que llevas casi dos años sin que tu marido te toque, que existe una desconexión brutal... Que quizás el deseo se asoma tímidamente alguna vez, pero esos 12 quilos, esa inseguridad aplastante que te gobierna ahora, se ocupan de cerrar las puertas. Y si no es esa inseguridad, es la suya, despues de haberle dicho que no te satisfacía, momento en el que creció un enorme iceberg entre nosotros. Y ahora, tras casi dos años sin ningun tipo de sexualidad, a veces se acerca a tu entrepierna... o a tus enormes pechos. Esos que odias, que te avergüenza mirar, que solo soportas porque alimentan a tu pequeño, pero que detestas por su forma, su tacto, su tamaño, por los dolores de espalda que te causan. Esos pechos, que son lo más antierótico que existe en tu cuerpo, y el pretende que te excite siquiera levemente su tacto. O entrar a matar excitando el sexo directamente, ese que lleva dos años en coma, muerto, en las mazmorras, aburrido, que se olvidó de todo. En lugar de querer hacer el amor contigo quiere intentar echar un polvo, si es que aun se puede... En lugar de ganarte con palabras, con caricias, no cinco minutos antes de 'meterla', sino días antes de siquiera pretenderlo. En lugar de hacerte sentir bonita, amada, deseada... en una vida sin un duro y sin un minuto.
Por eso pienso que simplemente no puede hacerlo porque no lo siente. Y no lo culpo. Pero también duele. Mucho.

Así que darse cuenta de lo que has sembrado, de lo que eres, de lo que has hecho, de cómo te ve la gente, de por qué, de por qué estas sola... eso, eso es duro. Y tengo espíritu de lucha, pero me aplasta saberme así. Me aplasta sentir, saber, que soy una mierda. Qué agobio me siento. Haberme dado cuenta de todo se que es un primer paso importante, pero no se si tengo fuerzas ni ganas para cambiar tanto. Dejé mis ganas de lucha en un millón de cosas que me desgastaron, y ahora que quería 'descansar', tengo ante mí la batalla más gorda de mi vida: YO. Y no tengo ni pizca de ganas de pelear por mi. Sobre todo porque no creo en mi, porque no creo que una persona pueda cambiar tanto, porque no me gusto, no me acepto, no me quiero sin tener que hacer nada por mi, cuanto menos teniendo que escalar un K2 para 'salvarme'. No me quiere nadie, no me quiero yo... y para que te quieran dicen que tienes que quererte, pero cómo voy a quererme si para ello tendría que cambiar tanto que dejaría de ser yo... y eso implicaría una lucha que la verdad, no merezco la pena luchar? Y se que haber invertido mi tiempo en todo esto, habría sido mi mejor lucha de mi vida... pero ahora es que no tengo ganas de luchar. Me siento pequeña, débil, miserable. No me tengo pena, se que si tengo esto es porque lo merezco. Oh, y también leo a menudo eso de 'no ser tan dura contigo misma', me hace hasta gracia. No se tratarme de otra manera, no se relacionarme con nadie de otra manera. Yo necesitaría una especie de 'maestro zen' con mas paciencia que un santo, llevándome de la mano durante bastante tiempo, hasta plantarme delante de ese punto de 'clarividencia' al que las personas, después de madurar, parece que llegan solas. Necesitaría poder desaparecer un tiempo, largo, bastantes días con mi propia mierda, que pudiese sacarla, llorarla, abandonarla y reconstruirme de verdad... pero es que ni se si eso sería posible.
Y se que camino sola, que no hay nadie detrás que quiera soportar mi peso, a mi misma. Que no hay nadie a quien recurrir para que te de ese abrazo reparador, que no hay nadie incondicional en tu vida. Que tu estas de paso siempre. Y sabes que estas sola, que tus hijos están solos, y solo puedo pensar en que creo que ni siquiera alcanzo a ver lo mal que lo he hecho absolutamente todo para haberme quedado TAN TAN TAN sola y haber conseguido que mis niños, que no tienen culpa de nada, paguen la esclavitud de la cosecha de su madre.

De verdad que se me quitan las ganas de vivir, yo no se ni por dónde cogerme. Supongo que aun necesitaría una terapia profesional, pero no me la puedo pagar, al menos hasta que trabaje... en vete a saber qué, con qué horario, dejando cuántas horas a mi bebé en una guardería y a mis hijos solos, por un sueldo de mierda, ahora que mi marido tiene un horario tan maravilloso y te da tanta tranquilidad. Una mierda de horario 'todoeldia'. Y aun gracias, que tiene un trabajo... trabajo que detesta, que no le reconocen, en el que se pasa más de media vida y que ni siquiera llega para cubrir los gastos de su familia. Y aun asi, aunque con sus baches también, sigue asistiendo cada día... por nosotros. Y cree que no lo valoro, aunque lo valore infinito... porque tan solo me quejo. Me quejo porque esta inseguridad me mata y soy como una sanguijuela, que necesito mas y mas... y más. Y el ni puede ni quiere darme tanto. Si es que es normal. Debería solucionar mis problemas yo, pero es que no hay nada que me de fuerza par hacerlo, nada que me haga pensar que vale la pena invertir[me] tanto tiempo...
No voy a suicidarme, aun tengo la mente suficientemente lúcida como para pensar en ellos, en las dos únicas personas que me necesitan en el mundo, mis pequeños. No podria hacerles eso, no, habiendo pasado por lo que yo he pasado.






Puedes desactivar el sonido del blog al final de la columna de la derecha.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu mensaje. Por favor, se respetuoso.